Certamen Literario Nacional de Poesía Eucarística 2015

 

 
 
 

 

LA FIESTA DEL CORPUS

 

El Papa Urbano IV expidió el 8 de Octubre de 1264 la bula «Transiturus», en la cual decía exactamente: “Quiero que la festividad del Corpus se implante en el mundo cristiano para que cante la fe, dance la esperanza y goce saltando la caridad”, después ordenó la celebración anual de la fiesta del «Corpus Christi», señalando para ella el jueves siguiente al domingo de la Santísima Trinidad. Solemos referirnos a ella con su nombre latino «Corpus Christi».

La fiesta del Corpus Christi, con su procesión, comenzó a celebrase en España a partir del s. XIV. En Barcelona en 1319, y en Valencia, por primera vez, en 1355. Parece que esta fiesta se transmitió pronto a nuestra comarca, celebrándose primero en Iznatoraf y trasladándose más tarde por el resto de Las Cuatro Villas. En el año 1364, en los Estatutos de la Catedral de Jaén aparece una relación de fiestas en la que se nombra a la Torre de Mingo Priego (actual Villacarrillo), relacionándola con la festividad del Corpus Christi. Los documentos más antiguos que se conservan en Villacarrillo y que hacen referencia a esta devoción eucarística de nuestro pueblo, aluden siempre a su antigüedad «(…) de tiempo inmemorial (…)», frase repetida una y otra vez por los Cabildos del Concejo, lo que evidencia esta antigüedad de la celebración del Corpus Christi en nuestra ciudad.

•SIGLO XVI

De este periodo se conoce un dato importante, pues en un documento del Obispo de Jaén, Don Francisco Sarmiento de Mendoza (1580-1595), se hace referencia a que se ha elaborado una Custodia de plata dorada para Villacarrillo, lo que refleja la tradicional devoción villacarrillense al Santísimo Sacramento desde tiempos inmemoriales.

•SIGLO XVII

Durante el reinado de Felipe III se multiplicaron en España las congregaciones, archicofradías e instituciones piadosas en honor y reverencia a la veneración de la Eucaristía. A comienzos del s. XVIII, sin poder precisar más, se erigió en la Parroquia de Santa María del Castillo de Villacarrillo, la Cofradía del Santísimo Sacramento. Referencias de la misma aparecen en diversos testamentos, fundaciones de capellanías u otras obras Pías y, más tarde, en el Catastro del Marqués de la Ensenada (1752).
Se encargaba esta Cofradía de procesionar el Corpus Christi y de su Octava. También fue esta Cofradía veladora de su culto hasta su extinción con la Ley Desamortizadora.
El Archivo Municipal de Villacarrillo conserva los Libros de Actas Capitulares, desde el año 1670 hasta nuestros días. En ellos se comprueba cómo Villacarrillo ha sido un pueblo eminentemente eucarístico, apoyado desde siempre en el quehacer de su Ayuntamiento, que, desde tiempos remotos, se desvela año tras año por que la festividad del Corpus Christi sea la fiesta reina de esta ciudad.
Ya en 1670, el Concejo de Villacarrillo mima en sus presupuestos la festividad del Corpus Christi:
«(...) la villa decretó en conformidad de la costumbre que en este presente año se celebren las fiestas del Santísimo Sacramento y en ellas se gaste lo que fuere necesario (…)».  (Libro Capitular de 1670. Folio 5. Archivo Municipal de Villacarrillo).
De esta forma la festividad del Corpus Christi ya era tradición en Villacarrillo y gozaba, pues, de enorme raigambre.
El Concejo siempre ofreció patronazgo al Corpus. Villacarrillo decreta anualmente en los Cabildos de su Concejo el nombre de dos Comisarios en su representación y su disponibilidad a asumir los gastos.

En la villa de Villacarrillo a cinco días del mes de febrero de mil seiscientos y setenta y dos (...) nombraron por Comisarios para este presente año de setenta y dos a los señores D. Juan de San Martín Rexidor y a Luis del Arco Orozco Jurado y para los gastos decretan se hagan a costa del Concejo (...).(Libro Capitular de 1672. Folio 11. Archivo Municipal de Villacarrillo ).

Era tal el esplendor que alcanzaba ya en el siglo XVII la celebración del Corpus en la villa de Villacarrillo que muchos forasteros, atraídos por la solemnidad litúrgica y la religiosidad que vivía la villa, acudían ya entonces solícitos a ella: «(...) y en atención a que a las fiestas grandes concurren muchas personas forasteras (...), acuerda la villa se haga la fiesta del Cristo Divino (...)».
{Libro Capitular de 1677. Folios 26 vto. y 27. Archivo Municipal de Villacarrillo ).
Con el paso del tiempo la afluencia de turistas fue aumentando.
Estos desvelos por la festividad del Corpus por parte del Cabildo se vieron compensados en 1685, pues la villa obtenía por Real Provisión la gracia de librar doscientos ducados del propio Concejo para poder celebrar el Corpus con todos los honores:
«La villa dijo que tiene Provisión Real de Su majestad para, de los propios, gastar en la fiestas del Corpus de cada año doscientos ducados (...)».
(Libro Capitular de 1685. Folio 20 vto. Archivo Municipal de Villacarrillo).
P
or estos años se describe la procesión de la siguiente forma:
«(...) como Guión va el estandarte de la Cofradía del Santísimo Sacramento y en su seguimiento otras enseñas parroquiales no menos antiguas: la Cofradía de las Ánimas, de Nuestra Señora de la Soledad. Del Santísimo Cristo de la Vera-Cruz, la de la Asunción y por último, la de Nuestra Señora del Carmen (...)».

•SIGLOS XVIII-XX 

Desde estos años hasta nuestros días, los Libros de Actas Capitulares del Ayuntamiento de sabrosísimos acuerdos del Cabildo en torno a la celebración de la festividad del Santísimo Sacramento.                  
Se sigue celebrando las tradicionales fiestas y procesión del Corpus a pesar de las penurias económicas de algunos años de estas centurias.
    Los actos del Corpus, como se refleja en las Actas Capitulares, son organizados y costeados por el municipio como patrono, limitándose la Cofradía del Santísimo Sacramento aasistira las distintas actividades y a contribuir con la cera necesaria en las celebraciones religiosas.

El Cabildo propone como portadores del palio a los caballeros hidalgos, costumbre y privilegioque pretende erradicar la Iglesiaa finales del siglo XVII.

Poco a poco y conforme nos acercamos al sigloXX se va haciendo tradicional en la festividad del Corpus Christi la organización de ferias, mojigangas y corridas de toros, que acompañan y completan el ambiente lúdico-religioso-profano.

Con los albores del Siglo XX se vislumbra un nuevo y también venturoso futuro a la festividad del Corpus. En 1907,con la inauguración de una Sección de la Adoración Nocturna Española en Villacarrillo, pilar fundamental de la festividad del Corpus Christi en este último siglo, se pone en marcha la maquinaria que marcará la trayectoria de esa inmemorial religiosidad eucarística, que, innata, se da en Villacarrillo.

Este año 2006, hemos contado con la presencia de nuestro Padre y Pastor de la Diócesis de Jaén, Excmo. y Rvdmo. Sr. D. Ramón del Hoyo López, que presidió la Procesión del Santísimo Sacramento.